NOTICIAS

ASOFAP INTERNACIONAL: EL MERCADO FRANCÉS DE LA PISCINA PRIVADA

franciamercadouno21/04/2015 – La Asociación Española de Profesionales del Sector Piscina (ASOFAP) quiere dar a conocer un poco más a sus socios y demás profesionales del sector de la piscina la situación internacional de esta industria. Para ello, durante las próximas semanas irá publicando en su página web breves informes, pero concisos, sobre los principales mercados extranjeros. Tras analizar en profundidad la situación del mercado español, se desgranarán países como Francia, Alemania, Estados Unidos o Turquía. Esta serie se inicia con Francia, no solo por disponer del mayor parque de piscinas de Europa, sino también porque el país vecino copa el primer puesto respecto a las relaciones comerciales con España.

 

 

Francia: 1,7 millones de piscinas

Según el último informe facilitado por la Fédération des Professionnels de la Piscine, asociación francesa que reúne a 930 empresas del sector, y teniendo en cuenta que el entorno económico general sigue siendo difícil, las piscinas todavía seducen a los franceses. Con datos de 2014, Francia cuenta con 1,76 millones de piscinas privadas, un 3% más que en 2013, si bien 4 de 10 franceses sueñan con tener una piscina en casa. La cifra de negocio del sector se ha mantenido igual en 2014 respecto al pasado ejercicio. En general, 2014 cerró con un descenso de pedidos firmados de casi un 2,5% en comparación con el año anterior, aunque por la imagen de la confianza del consumidor y las intenciones de inversión, los profesionales de la piscina creen que 2015 será un año positivo.

franciamercadodosDe ese parque de piscinas, 698.200 son elevadas (+20.000 respecto a 2013) y cerca de 1,06 millones son enterradas -de obra o prefabricadas- (+28.700 versus 2013). Se trata del principal mercado de Europa en número de piscinas, por delante de España (1,1 millón) y Alemania (720.000) y el segundo del mundo, justo después de Estados Unidos. Francia tiene 1 piscina por cada 38 habitantes, igual que España (1/37) y muy por encima de Alemania (1/112), Italia (1/180) y Portugal (1/105).

El know-how y el ‘toque’ francés son las claves de éxito para la exportación. En 2014, el sector generó aproximadamente el 17% de sus ingresos por la venta de equipos en el extranjero. Los principales clientes son los países de Europa (Italia, Portugal, España, Benelux y Europa del Este). Otros países compradores son el norte de África y Oriente Medio. Las principales exportaciones corresponden a piscinas industrializadas o de kit, seguidas de equipos sueltos como filtros, cajas de control, accesorios, robots, etc.

 

franciamercadoceroSello Propiscines

Una de las ventajas de Francia respecto a nuestro país es que ya disponen de un sello propio que reconoce la profesionalidad del sector. Se trata de la etiqueta Propiscines. Con esta referencia, los consumidores están seguros de elegir un profesional capaz de satisfacer sus expectativas para proyectar la piscina, en términos de construcción, equipamiento, mantenimiento, seguridad y, por tanto, confianza en el sector. A día de hoy, 400 profesionales de la piscina han participado voluntariamente en este proceso y 350 ya han obtenido su certificación.

 

 

Coste de una piscina

Gracias a los avances de la tecnología existen distintos tipos de piscinas, por lo que hay también una amplia selección para todos los bolsillos. Los precios suelen rondar desde los 6.000-7.000 € en piscinas que no necesitan instalación profesional, hasta los 25.000 € cuando sí es necesario. No obstante, la construcción de una piscina enterrada es una inversión a largo plazo. Por lo tanto, un crédito de 7.000 € equivale tan solo 65 €/mes en 156 meses (13 años) y un crédito de 15.000 € a 135 €/ mes para 156 meses. Por tipo, estos serían sus costes:

  • Piscina elevada: de 700 a 10.000 € (al menos debe incluir sistema de filtración).
  • Vasos de poliéster: de 15.000 a 45.000 € (según caseta técnica, cubierta automática, calefacción, nado a contracorriente, control automático y otros equipos).
  • Piscinas de paneles: de 7.000 a 15.000 € en kit o de 20.000 a 45.000 € tipo prêt à plonger (según caseta técnica, cubierta automática, calefacción, nado contra corriente, control automático y otros equipos).
  • Piscinas de hormigón: a partir de 35.000 € (construcción a medida).

 

Piscinas adaptadas a los deseos franceses

franciamercadotresEn cuanto a los gustos, los franceses no difieren mucho del resto de europeos, por lo que los fabricantes y constructores se adaptan a las diferentes necesidades de los consumidores, tanto en términos de formas, materiales, superficies, colores, etc. Seguramente, si algo destaca en relación a España es una mayor integración de las piscinas con el jardín, gracias al uso de materiales estéticos, vegetación, revestimientos de color, led y otras combinaciones para que los consumidores adapten la piscina a sus antojos en decoración. En cuanto a equipamiento, apuestan por cubiertas, cobertores y bombas de calor para extender la temporada de baño, se dotan de spas y equipos contracorrientes, apuestan por los robots, sistemas de monitorización a través de Internet, dispositivos de desinfección automática, etc. Hay que tener en cuenta que en Francia, una piscina aumenta un 20% el valor del inmueble.

 

Consejos profesionales

Finalmente, si bien es posible proyectar una piscina en cualquier época del año, los profesionales franceses aconsejan a los consumidores construirla entre el otoño y la primavera. De hecho, durante la temporada de invierno, los profesionales tienen menos carga de trabajo, por lo que pueden planificar mejor la construcción de la piscina. De septiembre a diciembre, señalan, las capas freáticas son generalmente más profundas que en primavera, lo que facilita el acceso o movimientos de tierra en la obra. La elección del emplazamiento es fundamental: lugar soleado, a salvo de de miradas indiscretas, al abrigo del viento, correctamente orientado en dirección a los vientos dominantes, integración con el paisaje… Tampoco es necesario disponer de un gran jardín. Por ejemplo, una piscina de 6 x 4 metros se puede instalar, dependiendo de la configuración y si los límites de la propiedad y las normativas lo permiten, en un jardín de 25 m2 de espacio.