Las piscinas de uso público se sumergen en nuevos retos y soluciones

6.11.2020

El año 2020 ha marcado, está marcando y marcará, un antes y un después mundialmente en todos los sectores, incluido el sector de la piscina de uso público, donde encontramos las piscinas municipales, las piscinas de hoteles y campings y la de centros y clubs de natación. 

El FORO PISCINA & WELLNESS 2020, organizado por ASOFAP y el Salón Piscina & Wellness Barcelona ha dado voz a profesionales del sector dedicados a las piscinas públicas, en la conferencia del jueves 5 de noviembre, en la cual nos han expuesto las medidas y soluciones reales, aplicadas debido a la pandemia de COVID-19 y los retos futuros que se plantean en estas instalaciones. 

Los responsables de estas instalaciones coinciden en que los datos económicos de este año 2020 serán muy negativos, pero con la mirada puesta en el 2021 y 2022, el sector apuesta por la mejora en sus infraestructuras y la innovación con nuevos proyectos.   

A pesar de la crisis generada por la pandemia, los hoteles, campings y centros de natación no han dudado en invertir en nuevos equipos, tanto de desinfección y seguridad, como de ocio, para atraer al público y demostrar que las piscinas y los balnearios mantienen el más alto estándar de sanidad, sin dejar al margen el ocio, el bienestar y el deporte. 

Ha quedado palpable que estos son los principios de base para crear confianza en los usuarios y garantizar que las piscinas y sus áreas relacionadas son zonas seguras. 

Además de los proyectos de innovación, mediante tecnologías de última generación en cuanto a desinfección, el sector apuesta por la formación a los profesionales y la comunicación hacia el consumidor. Informando a los usuarios sobre las medidas adoptadas, normas de conducta y muy especialmente, sobre los controles exhaustivos llevados a cabo tanto en el agua, como en el aire de las instalaciones de las piscinas y gestionando las limitaciones de aforo en hoteles, campings y clubes de natación, sin dejar de realizar todo tipo de actividades de ocio y deportivas. 

Las piscinas que se encuentran al aire libre han resultado ser grandes salvavidas para el sector, permitiendo que la campaña de verano 2020 se haya podido salvar en gran parte de España. La distancia de seguridad, la ventilación y el continuo poder desinfectante del agua han hecho frente al virus y han podido llenar de felicidad a muchas familias, al poder disfrutar de una piscina. 

El año 2020 no se olvidará, al contrario. Pero frente al mal resultado económico, hay un punto positivo en el hecho que también ha supuesto que todo el sector se mueva y haga frente común para mirar hacia adelante, creando nuevos protocolos e innovaciones tecnológicas, para que los bañistas se sientan seguros en la piscina. El ocio es una necesidad humana y la piscina continuará siendo parte esencial del mismo. 

En ASOFAP nos sentimos orgullosos de haber tenido un papel destacado en aunar al sector y acordar criterios de actuación sectorial, que se han compartido con la Administración Pública para facilitar el establecimiento de un marco legal favorable a la apertura de las piscinas en condiciones saludables.